Translate

martes, 12 de noviembre de 2013

Lubina al horno en salsa


Aunque normalmente suelo preparar recetas sencillas y sabrosas, según mi paladar, me he atrevido a elaborar ésta un poco más complicada, ya que hay que confeccionar dos salsas. Pero os aseguro que merece la pena. Está "de muerte".

Ingredientes: (para 3 personas)
3 lubinas (en total que pesen 1 kg. y cuarto aprox.)
1/2 kg. de patatas
1 cebolla grande
10 ajos castaños
1 limón cocido
1 chorreón de brandy
2 chorreones de vino blanco
3 chorreones de agua
1 cucharada de vinagre de vino
Aceite de oliva
Perejil picado
Sal


Modo de hacerlo:
   Cogemos las lubinas, las desescamamos y les quitamos las aletas y las tripas.
     Les echamos sal en el interior y por fuera. Las reservamos.
     Aparte, cocemos un limón y lo reservamos.

   En una sartén echamos aceite de oliva virgen extra y en ella freímos hasta que se pongan transparentes las patatas peladas y cortadas en rodajas gruesas y la cebolla pelada y cortada en julianas. Una vez transparentes ambas las vertemos en una fuente de horno cubierta con papel vegetal (ya que así no se nos quemará nada).
   Colocamos encima las lubinas y rociamos el conjunto con un poco de aceite de oliva y un poco de vino blanco. Espolvoreamos todo por encima con perejil picado. 


   Precalentamos el horno a 225 grados.

   Una vez precalentado, lo bajamos a 200 grados y metemos la bandeja para que se vayan haciendo: por cada kilo de lubina hornearemos unos 9 minutos por una cara y otros 9 minutos por la otra cara aprox. De todos modos, para saber si el pescado está hecho, cogeremos la cabeza y la torceremos ligeramente; si se parte con facilidad, es señal de que el pescado está en su punto.
   
   Mientras, haremos una salsa. En un recipiente para batir con batidora incorporamos: un chorreón de brandy, 2 chorreones de vino blanco, 3 chorreones de agua, 1 cucharada de vinagre, el zumo del limón cocido y un ajo crudo. Lo batimos todo y lo reservamos.
   

   Cuando el pescado esté hecho, lo sacamos del horno y con una espátula y mucho cuidado, cortamos la cola y abrimos las lubinas por la mitad. Quitamos la espina central y todas las que podamos y rociamos ligeramente con la salsa que habíamos preparado con el brandy.

   Aparte, en el aceite donde freímos las patatas y la cebolla, freímos 9 ajos fileteados.


 Entonces, cogemos varias patatas y trozos de cebolla de la bandeja de horno donde está el pescado y  las incorporamos a la sartén junto con los ajos. Se vierte todo el conjunto en un recipiente y se bate con batidora. Esta mezcla se echa sobre todo el conjunto, especialmente, sobre el pescado.


3 comentarios:

  1. Estupendo este pescado yme encanta el chorrito de vinagre, yo de vino blanco
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  2. Hola Anabel, en casa las Lubinas nos encantan y viendo estas me están entrando ganas de prepararlas, tienen una pinta deliciosa, "te han quedado de lujo".
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  3. Me ha costado encontrarte pues no puedo acceder directamente de mi lista del blog a tu página. Al fin di contigo. Me gusta bastante esta salsita que le has puesto a la lubina, podría ser una buena cena navideña. Besos.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por haberte tomado la molestia de comentar mi entrada! ¡Me hace mucha ilusión! ¡Espero que hasta pronto! ¡Un beso!